Por sus derechos.

DERECHO LABORAL

EMPLEADOS PÚBLICOS

 

NATURALEZA DEL VÍNCULO JURÍDICO LABORAL

 

Se trata de analizar la naturaleza del vínculo jurídico-Laboral de los Empleados Oficiales con el Estado-Patrón.  Ha de explicarse en un doble aspecto:  El uno,  aplicable a los Empleados Públicos,  el otro,  a los Trabajadores Oficiales y que expresa la Doble Personalidad y la doble forma de Vinculación Laboral del Estado.

 

EMPLEADOS PUBLICOS

 

MODALIDAD ESTATUTARIA O LEGAL Y REGLAMENTARIA

 

Esta modalidad corresponde a los Empleados Públicos.  Es la aplicación a una persona determinada,  de una situación jurídica general.  Significa ella un conjunto armónico de normas generales,  abstractas y preexistentes,  de origen Constitucional,  Legal y Reglamentario,  una especie de Estatuto aplicable a los Empleados Públicos.

 

Así,  la Constitución Nacional,  arts. 62, 63, 64, 65, 76-10, 120-21;  La Ley,  Decretos 2400/78,  etc.,  y el reglamento:  Estatutos y Plantas de Personal,  Manual de Funciones,  etc.,  contienen normas imperativas para los Empleados Públicos sobre:  nombramiento,  funciones,  derechos y obligaciones, ubicación,  salario,  ascensos,  carrera administrativa,  Prestaciones,  etc.

 

El que un Empleado Público se halle vinculado laboralmente con la Administración mediante una situación jurídica general,  mediante un Estatuto o situación legal y reglamentaria,  significa que su vinculación es idéntica para todos los Empleados Públicos,  en razón de que el Acto Jurídico que crea y organiza esa vinculación es la Ley o el reglamento,  lo que lo hace permanente en cuanto subsista esa Ley o Reglamento y su aplicación no depende de persona alguna.

 

El tratadista Eustorgio Sarria,  al referirse a esta modalidad,  anota:

 

“Entre el Empleado y la Administración no existe previo acuerdo de voluntades,  ésta crea el empleo,  le señala sueldo y atribuciones y nombra al funcionario sin previa consulta;  la investidura del cargo en el funcionario es unilateral y obra exclusiva del Estado.  El funcionario no discute sueldo ni condiciones de trabajo y la administración queda en libertad de variar esas condiciones,  aun contra la voluntad del Empleado”.

 

La Modalidad Estatutaria nace mediante un Acto-Condición,  que es el Acto Administrativo de Nombramiento del Empleado.  Al acto se le denomina Condición,  en razón de que su proyección jurídica laboral está condicionada a varios factores:  aceptación,  acreditación de requisitos,  posesión,  todo ello dentro de un período de tiempo determinado,  lapso durante el cual la condición del lleno de estos requisitos ha de cumplirse y el Empleado vincularse así jurídicamente como Empleado Público.

 

La situación Legal y reglamentaria expresa la actuación del Estado como Soberano,  mediante el Imperium,  esto es,  imponiendo,  sometiendo,  mediante el Derecho Público.  No existe contratación Individual ni Colectiva.

 

MODALIDAD CONTRACTUAL

 

Esta modalidad nos presenta al Estado actuando como los particulares:  Contratando,  no imponiendo,  sino negociando.  Es la modalidad como están vinculados con la Administración los Trabajadores Oficiales.  Ella expresa la existencia de un Contrato de Trabajo;  bien sea ficto-presunto o expreso.  La noción de Contrato,  significa,  bilateridad,  acuerdo en la determinación de las condiciones de trabajo:  jornada,  salarios, duración del contrato, cargo,  etc.,  lo que a su vez puede ser modificado o revisado, siempre en beneficio del Trabajador mediante acuerdo o Contrato,  bien Individual o por Contratación Colectiva, a través de la Convención Colectiva de Trabajo.

 

Para destacar la importancia de la Contratación Colectiva,  criticamos la noción de acuerdo,  negocio, discusión que pueda tener en la práctica,  el Contrato individual de trabajo,  en las condiciones de desempleo,  de inestabilidad laboral y de carestía en que se debate nuestro Pueblo.  Es iluso pensar que ante un gran contingente de reserva de trabajadores y ante la urgente necesidad de un salario,  por pequeño que sea,  el aspirante a trabajador,  pueda realmente discutir,  acordar,  libremente y en un plano de igualdad con el Estado Patrono,  las condiciones de Trabajo.  Creemos,  en la práctica,  al menos en Colombia,  se trata de una adhesión,  de una aceptación a la imposición de las condiciones de trabajo;  que le plantea el Patrono.  Esto como norma general.  Desde luego,  existen situaciones excepcionales.  Lo real,  lo importante,  en la modalidad Contractual,  lo es la Colectiva la Contratación Colectiva,  donde la organización sindical de los trabajadores da frente al patrono la fuerza que individualmente no se puede tener en materia de Contratación Individual.

 

CRITERIOS JURISPRUDENCIALES DE CLASIFICACIÓN

 

El definir en cada Proceso y caso concreto,  cuándo se tiene la condición de Trabajador Oficial y cuándo de Empleado Público,  ha traslucido en nuestra Jurisprudencia la confusión Legal reinante.  Ni la corte Suprema de Justicia,  ha logrado uniformizar criterios al respecto.  Y qué decir,  de los Tribunales Seccionales y Juzgados Laborales.

 

El establecer en forma precisa un criterio de clasificación,  tiene singular importancia,  no solo como necesidad teórica,  sino práctica.  En efecto,  si se trata de un Empleado Público es competente para conocer de sus Acciones Laborales la Jurisdicción Contencioso Administrativa,  y,  si se trata de un Trabajador Oficial,  corresponde a la Jurisdicción Ordinaria del Trabajo.  El que después de varios años de tramitar un proceso en primera o segunda Instancia se llegue bien por Apelación o por Casación,  al Consejo de Estado o a la Corte,  y se declare a esas alturas,  que se trata de un trabajador Oficial o de un Empleado Público,  respectivamente,  declarándose en consecuencia Inhibidos para fallar,  es algo grave que genera incertidumbre e inestabilidad en la Administración de Justicia y causa incalculables perjuicios al trabajador,  que pierde así toda posibilidad de Accionar nuevamente,  ya que se encuentra ante una Caducidad o Prescripción de la Acción,  según el caso.

 

Veamos la Jurisprudencia de la Corte y sus criterios de clasificación:

 

POR LA ACTIVIDAD DE LA ENTIDAD

 

“No es el de la actividad individual de éste,  sino el de la dependencia administrativa a que preste sus servicios… así quien lo hace en una dependencia administrativa dedicada a la construcción o sostenimiento de las obras públicas es trabajador oficial y no lo es quien sirve en dependencia ajena a esos menesteres”

 

POR LA ACTIVIDAD DEL SERVIDOR

 

“Para que tenga la calidad de trabajador oficial no es suficiente que la entidad que se beneficia de los servicios personales tenga entre sus funciones la de construir y mantener obras públicas,  sino que es necesario que el trabajador esté vinculado a dichas actividades,  es decir,  que sea trabajador de la construcción y sostenimiento de obras públicas”

 

POR SU ASPECTO FORMAL:

 

“La única solución acorde… es la que atienda a la forma de establecimiento de la relación de servicio.  Esto es,  si el trabajador se incorpora al servicio de la administración en virtud de un contrato celebrado por ella,  es sujeto del derecho laboral,  en cambio,  si su acceso a la función pública se produce en razón de un estatuto reglamentario… es empleado oficial.  No es la actividad Estatal… sino la naturaleza jurídica del vínculo entre la administración y su servidor”.

 

POR LA ACTIVIDAD DE LA ENTIDAD Y DEL TRABAJADOR

 

“El criterio para distinguir entre Empleado Público y Trabajador Oficial se apoya en la naturaleza de la función de la entidad y en la del servicio del trabajador.

 

Se parte de la base que existen entidades que desarrollan actividades puramente estatales,  que no pueden ser materia de actividad particular,  como la policía,  el ejército,  la justicia,  etc.,  donde no se concibe una relación contractual laboral,  sino que todos los servicios prestados por las personas vinculadas a esas actividades son empleados públicos y tienen una relación legal y reglamentaria,  no contractual.

 

En cambio en aquellas actividades que son susceptibles de ejercitarse también por los particulares,  no puede hablarse de una relación puramente estatal o gubernamental,  sino de una actividad que admite la relación laboral contractual”.

 

POR LA CLASIFICACIÓN EN EL ESTATUTO

 

“La naturaleza del vínculo jurídico existente entre un Establecimiento Público y alguno de sus servidores depende pues cardinalmente de lo que exprese el Estatuto y ante el silencio de éste ha de estarse por la relación de servicio público y no por el contrato de trabajo… No depende ni podría nunca depender aquella clasificación de un examen que hicieran el Juez o el Funcionario de las tareas que tenga a su cargo de los fines que deba cumplir y de los medios que haya de utilizar”.

Direccion:cra 4 estadio 34 –56 troncal de la pioja.

Información de contacto:

Teléfono: 555-555-5555

Fax: 300 ??? ????

Correo: wilmeryazid@hispavista.com